SOLIDARIDAD CON MÉXICO


Contamíname... (polemizando sobre los sellos personalizados)

Artículo de ©F Piniella

Empezaré, en este caso más, por decir que este artículo aunque basado en apreciaciones o interpretaciones de las normas y los reglamentos de exhibición, no es más que una opinión personal de un hecho (este si es objetivo y evidente): la proliferación de sellos personalizados. Ya hemos hablado de este tema pero creo que al ritmo que van las cosas, convendría volver a replanteárselo. Es verdad que los criterios economicistas de los servicios de correos (en algunos países incluso privatizados), junto al deseo de todo coleccionista de tenerlo "todo" hace que la fiebre de los sellos "a la carta" se haya convertido en toda una epidemia.

     
El problema de un Jurado, incluso de un coleccionista que compra un determinado sello, es que en muchos casos no sabe, si quiera, que nos topamos con un sello personalizado, donde no hay referencia a su especial característica en la impresión del mismo (ver los dos de arribas de administraciones postales "serias").
En España, las sociedades filatélicas, lejos de mantener "pura" la esencia de la filatelia se han entregado a ello. No hay catálogos, de momento, pero se pueden contar por centenares los sellos que se hacen por particulares cada mes. Algunos se atreven a definirlos como "sellos locales", remediando a aquellas emisiones de cuando la Guerra civil española se hacían en los pueblos por la falta de sellos oficiales ¡en fin...!
  • El caso de España.

Minipliego de tiras de 5x5 sellos de los "Tu Sello"
Al menos en países como España la emisión de estos sellos se hace con unas normas que pueden consultarse en la página web de Correos (-> aquí). Copio literalmente las instrucciones:
Este servicio te permite transformar imágenes en sellos reales de Correos. También te permite contratar sellos personalizados con la imagen de un código QR que se generará a partir de tu archivo de video MP4. Haz exclusivos tus envíos de marketing directo, promociona tu negocio, productos, logos, eventos, o tus comunicaciones personales, celebraciones (bautizos, comuniones, bodas, …), realiza tus colecciones (escudos, paisajes, mascotas, monumentos, ...). El diseño se envía de forma online. Los sellos son autoadhesivos y se presentan en pliegos de 25 sellos producidos por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, como los "oficiales" y con unas medidas de 28,8 x 40,9 mm. Los sellos tienen validez tanto en el ámbito nacional como internacional (teniendo en cuenta la tarifa del país a donde va dirigido el envío). El valor de franqueo se puede elegir entre cuatro tipos de tarifas (A, A2, B y C) en función del destino. Una vez solicitado se te comunicará por correo electrónico la aceptación o no de la imagen. El pago es por adelantado.
¿Qué tipo de imágenes puedo personalizar?
En principio cualquier imagen que no sea ofensiva, que no vulnere el derecho de terceros y que respete las normas que protegen los derechos fundamentales de las personas. No se admitirán imágenes de personas vivas (¿cómo se detecta esto?). El responsable de los derechos de Propiedad Intelectual sobre dicha imagen es el solicitante, es decir que teniendo en cuenta las interpretaciones flexibles de este precepto legal en España, es posible que muchos sellos personalizados salgan de imágenes en Internet sin el correspondiente permiso. Las imágenes tendrán que ser en formato ".jpg" con una resolución mínima de 300 dpi y un tamaño máximo de 500 KBytes. 
Obviamente cada uno es libre de coleccionar, de comprar, y de hacer con estos sellos lo que quiera. Pero también es lo más parecido a imprimirte en tu impresora un papelito con una imagen. Bueno el pliego te sale por algo más de diez euros, que pueden llegar a algo más de treinta si la tarifa es internacional.
  • También con enteropostales.
Esto ocurre con sobres prefranqueados y con tarjetas. Dos ejemplos, en España y en China.
Ejemplo de un "enteropostal" a la venta en una casa conocida de subastas en Internet 
En el caso de los sobres prefranqueados, la sobre-impresión del mismo, con los medios que cada uno tenga, se venden como si fueran enteropostales temáticos (nada se dice en la descripción de la venta que la impresión es privada y posterior). Esta imagen puede cocinarse en la misma impresora de tu casa y el negocio está montado si lo ponemos en venta por Internet. Los motivos infinitos ¡claro! Que hay una tenista portorriqueña que se hace con una medalla pues ¡hala! a imprimir la foto de la deportista, para colmo la cojo de Internet y me olvido de los derechos del fotógrafo.
En China pasa algo parecido con unas tarjetas enteropostales que encontramos con miles de imágenes diferentes, además el propio comerciante te dice que si quieres una especial que le mandes la foto y que te hace los "enteropostales temáticos" que tu quieras, al menos en estos casos es el Buró Postal Chino el que los imprime. Abajo tenéis el soporte que se utiliza el otro lado es el que se pone a disposición del usuario.
Soporte de las tarjetas enteropostales personalizadas por el Correo Chino
  • Otros casos: Australia, Israel, Austria, Brasil...
Los sellos personalizados surgieron como "un show" de eventos filatélicos
donde te hacías la foto y aparecía al lado del sello, en una bandeleta, tu cara.
Luego se generalizaron a TODA la imagen del sello... 
¿Quién es capaz de detectar que el sello de Canadá (arriba)
o el de Austria (abajo) son sellos personalizados?
Cuando el negocio funciona, qué país se va a resistir en tiempos de crisis: Japón, Brasil,... todos se ponen manos a la obra. Basta con que le llevemos una imagen para que nos haga todo un minipliego, algunos con más fortuna que otra, con decoración o repetición de la foto en medio del pliego. Esto da pie a que hagamos sellos de nuestros personajes favoritos de las series de televisión, o aquella foto de la ballena que queríamos incluir en nuestra colección.
Que en nuestra colección de literatura juvenil no tenemos un sello de Pippi, tranquilo, no pasa nada, Israel nos hace todo un minipliego para que podamos cubrir ese hueco. Esto es hoy día así.
Japón y Brasil, entregados al "sellos personalizado".
Pliego de Tailandia
Pliego de Israel
  • La utilización temática.
Si la dificultad de una colección temática está en buscar material apropiado para el desarrollo de una idea de tema, si nos limitamos a buscarnos los "huecos" de personajes o hechos que no podemos documentar con sellos personalizados, la cosa no tiene gracia y mucho menos tiene mérito. Tirar de sellos personalizados no es adecuado porque no aportan valor filatélico. Obviamente estos sellos pueden "postalizarse" bastaría con darle circulación en una carta y si además está certificada pues mejor, pero esto no quita a que su uso temático es forzado.
Teniendo en cuenta que esto es una opinión personal de un artículo, quiero destacar que ni las Directrices temáticas (guidelines) y mucho menos los Reglamentos se han pronunciado al respecto, entre otras cosas porque este tipo de elementos no existían cuando se redactaron, pero se hace urgente un pronunciamiento de la Comisión Temática FIP porque la contaminación de sellos personalizados avanza y se cuelan incluso en colecciones expositivas y en algunos casos sin que el propio coleccionista los detecte porque como hemos visto en algunas administraciones de determinados países no aparece por ninguna parte el dato de ser un sello personalizado. Lo mínimo debería ser que el coleccionista que lo expone al menos en la literatura filatélica pusiera que es un sello personalizado.
  • La filatelia "oficial" mira para otro lado.
Como hemos dicho antes, todo está sujeto a la opinión y a la interpretación, y el gran problema, al menos en lo que a la Filatelia Temática se trata, es la falta de una decisión rotunda por parte de la FIP. Tan solo la SREV de Maximofilia ha dado luz verde a estos sellos pero siempre dando preferencia a los sellos emitidos oficialmente por Correos. Tampoco las Federaciones Nacionales se pronuncian, es más hacen alarde de ellos en eventos, incluso como fuente de financiación de los gastos de la exposición. Y esto, desde un punto de vista de protección del coleccionista, no es honrado.
Y no digamos de los clubes locales, que están todo el día sacando sellos personalizados, del castillo del pueblo, del cantaor flamenco o del amigo que se murió el otro día. Esto, que puede estar muy gracioso para guardarlo en nuestra casa, de pronto salta a las colecciones y se cuela en las exposiciones.
¿vale esta tarjeta máxima? 
Espero no haber molestado a nadie porque son opiniones sobre un tipo de sellos que cada uno puede coleccionar cómo, cuándo y dónde quiera. Porque digo yo, con la de sellos que hay ya para coleccionar por qué inventarse sucedáneos donde gastar nuestros cuartos. Disfrute y sean felices, contamínense si así lo quieren.... ¡hasta la próxima!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy acertado tu comentario acerca de este nuevo "sacacuartos" que son los sellos personalizados.
Idem acerca de los "pseudo-enteropostales" que algunos fabrican en casa y más tarde los revenden en web de subastas/ventas como Delcampe y gracias a los cuales se están montando en el dólar. Por supuesto, sin citar que son "made by myself".

Y como siempre, FESOFI y la FIP despistadas. Urge (y tiene que ser ¡¡ya!!) una revisión a fondo de las normas de exposición para evitar abusos con estos nuevos productos "filatélicos". De lo contrario, nos encontraremos (como servidor ya lo ha visto) no con colecciones temáticas, sino con colecciones "personalizadas" donde la mayor parte de los sellos son "a la carta".