SOLIDARIDAD CON MÉXICO


5 consejos básicos para nuestra primera exhibición

Artículo de ©F Piniella

Existen discrepancias sobre si se debe pedir un nivel mínimo a una colección para participar en una Exposición Nacional. Mi opinión es que si, que hay previamente exposiciones locales y regionales, especialmente en estas últimas las Federaciones Regionales deben hacer el "trabajo" a pie de calle, con el expositor y el jurado temático. Igualmente debería haber, ya se que en muchos lugares eso no ocurre, un seguimiento de las colecciones.
Hoy día no es como antes y cualquiera puede con sus medios o a través de un servicio de copistería tener su colección escaneada, con lo que le permite enviarla a alguien que sepa al menos algo más que él para que le asesore. El coleccionista que no expone hace lo que le da la gana con sus sellos, pero el que da el salto a la exposición competitiva debe atenerse a las normas del juego, a los reglamentos y a las directrices, debe leerse las mismas, y estas están a disposición de cualquiera en muchos sitios, por ejemplo en la web de FESOFI. Después de la Exfilna de Zaragoza he tenido la suerte de que algunos coleccionistas más noveles se hayan dirigido a mi para que les diera asesoramiento sobre sus participaciones: "Esperaba más"; "Qué duro son los jurados"; "La temática es que es muy difícil"; .... expresiones repetidas en casi todos ellos. La suerte de las nuevas tecnologías es que gracias a un ordenador y a la labor de los que participamos en este blog, muchas personas están accediendo a la información que no tienen en su Club Filatélico o en su propia Federación Regional, es por eso que se me ocurrió hacer un articulito, pequeño, básico, con este título "Consejos básicos para nuestra primera exhibición".
Yo aún recuerdo con poco más de 18 años cuando expuse en Cádiz mis primeras "Crónicas del Descubrimiento" que era como se llamaba entonces mi colección, y recuerdo cuando la llevé a Granada y Mario Bueno me la enjuició severamente. Todos hemos empezado y todos tenemos el derecho a mejorar. Cualquiera que piense que esto no se puede, está equivocado. La capacidad económica para obtener piezas interesantes llega con la edad, con el tiempo. Lo importante cuando se empieza es la estructura, el montaje, el desarrollo, el título,... y eso no vale dinero. Tampoco hay que lanzarse a exponer si no tenemos material suficiente, a lo mejor es bueno empezar con una colección de un cuadro, cual si de un experimento se tratara. Dicho todo esto voy a enumerar esos 5 consejos:
  1. El título es importantísimo: el título acota espacial, cronológicamente o geográficamente lo que se va a desarrollar luego en la colección. Si hacemos "El fútbol en Europa" luego no podemos quedarnos en un desarrollo solo del fútbol en España. El título puede ser creativo pero debe reflejar claramente lo que vamos a exponer, en todo caso tiraremos de un subtítulo que si concrete lo que de forma poética hemos titulado. Démosle muchas vueltas al título y si hace falta lo cambiaremos, incluso lo podemos dejar para el final.
  2. Cuando tengamos claro el título o al menos lo que queremos hacer, habrá que dar el paso decisivo: el guión. El índice debe pensarse mucho, repensarlo, escribirlo, enviarlo a un amigo, darle muchas vueltas, es la clave del éxito. Tenemos que contar una historia que empieza y termina, una hoja lleva a la otra y así sucesivamente. Los capítulos deben ser equilibrados, el número de subcapítulos igualmente debe ser parecido en cada uno de ellos. Utilizar la numeración de uno y de dos dígitos (1.1, 1.2, ...). No terminar nunca con un capítulo "cajón de sastre" donde metamos aquel material que no supimos dónde colocar.
  3. Una vez que tenemos el título y el plan, vamos a ir montando las piezas que "contarán" la historia. Por tanto no es cuestión de que el sobre va abajo y el sello arriba, cada pieza irán donde le toque en la secuencia del guión. El montaje debe ser claro, en láminas claras, nada de colorines ni de mapitas o figuras (si necesitamos un mapa hay sellos o enteropostales de mapas).
  4. Tenemos que contar la historia a través del texto temático, pero es importante añadir un texto filatélico que explique la pieza. Esto es también fundamental ¿por qué? -Porque hay una valoración del jurado sobre el conocimiento, si yo pongo una carta tendré que demostrar que tengo conocimientos de historia postal, que se de tarifas postales y de por qué lleva esos sellos. Tendré que demostrar que se de encaminadores, o si es un sello y hago un estudio, tendré que saber todas las variedades de dentado, de sobrecarga o de lo que yo haga esa investigación. Eso cuenta y no vale con que se sepa, hay que escribirlo (¡sin pasarse! tampoco se trata de convertir la hoja en un libro con mucho texto y pocas piezas).
  5. Y por último el material. No olvidarse que el rey es el sello, muchos sellos, pero no solo sellos, hay que intentar meter mucha variedad de piezas: enteropostales, cartas circuladas (olvidarse de los sobres de exposiciones con viñetas, estas se deben en todo caso tapar a modo de ventana), aerogramas, primeros vuelos, pruebas de todo tipo, intentar cuando llegue el momento meter algún diseño original de alguna pieza, también toponímicos basados en marcas prefilatélicas, alguna tarjeta máxima (pero que sean pocas y realmente que cumplan con los criterios de la Maximofilia).
Si te quedaron cortos estos consejos consulta otras entradas: 
  • Cómo mejorar la colección temática...
  1. el guión
  2. la presentación
  3. el material
  4. conocimientos postales
  5. conocimientos temáticos

1 comentario:

LORA dijo...

Hola Francisco.
Muy interesante tu articulo. La primera hoja es el pilar de una coleccion tematica.
Felicidades por el blog.